Logo
Imprimir esta página

NO TENGO TIEMPO

  • Miércoles, 21 Agosto 2019 11:32
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

Hablemos claro. Esta famosa frase es de un ridículo que asombra.

Estoy seguro que si te apuntaran a la cabeza con una colt M1911 semiautomática de calibre 45 para que cruzaras una piscina llena de caimanes y poder salvar a la familia en manos de un delincuente, no discutirías un segundo de tu tiempo, y pondrías en claro las prioridades de manera rápida e irreflexiva. Esta es, pues, la clave. PRIORIDADES. Sí, tenemos tiempo para lo que nos interesa. Sé que el ejemplo es un poco drástico, y que por los nuestros haríamos lo que fuera, pero hay cuestiones menos importantes que la familia y que forman parte de la vida de cada cual, donde ponemos todo tipo de trabas para postergar en el tiempo su ejecución, por ejemplo visitar a un amigo accidentado en el hospital, o llamar a ese editor capaz de darnos la posibilidad de publicar un libro, o hacer ese crucero tantas veces comentado con la pareja por el mediterráneo, o ayudar a tu hija a realizar los deberes, o ver el partido de básquet con tu hijo, o tomar esa caña con tu amigo, o escuchar atentamente a tu padre, o escribir esa poesía, o hacer deporte para quitarte esos kilos de más en el gimnasio, o leer ese libro que te regalaron, o simplemente pasear escuchando la naturaleza que te invita a la reflexión. No tengo tiempo. Verás, la vida, cuando naciste te hizo el regalo más extraordinario que te puedas imaginar, un regalo que ni siquiera la ciencia con todos los avances tecnológicos más sobresalientes es capaz de darte: TIEMPO. Y nunca sabrás cuánto. Al nacer, el presente más esplendoroso a la vez que emocionante que te regala la vida es el tiempo. El cómo lo utilizamos depende de lo que aprendemos desde el día de nuestra concepción. Y, realmente inmersos en un sistema que penetra en nuestro cerebro hasta por los poros de nuestra piel nos dice que no tenemos tiempo para aquellas cosas que no son de nuestro provecho, cuestiones que no aportan beneficio alguno a nuestros intereses. Claro está que nuestros intereses están totalmente vinculados a lo que consideramos éxito, riquezas y placer. Esta es la esencia que difunden los medios de formación como los mass media, (radio, TV, prensa e internet) y el entorno, que no es más que el subproducto de estos divulgadores de ondas. He dicho formación porque generalmente la sociedad, la suma de cada uno de los ciudadanos del país, está alineada con dicho sistema, y salir de este engranaje tan perfecto es una labor de gran calado que requiere de un tremendo compromiso con uno mismo. Despojarse de aquello que supone una carga para replantearse vivir de otra manera más acorde a la naturaleza es un arduo trabajo. Desde que nacemos se nos ha dicho...Desde que nacemos copiamos ejemplos de conducta, lenguajes, gestos, actitudes, desarrollamos capacidades que se dirijan a la aprobación ajena para no distinguirse de los demás generalmente. Desde que nacemos hacemos lo que vemos que hacen los demás, ni más ni menos, y reforzamos con todo tipo de razonamientos los hechos para tranquilizar una conciencia que pide a gritos despertar pero que tememos hacerlo por si las moscas. El miedo lo hemos aprendido desde pequeños como respuesta a no hacer lo que no está en la línea general de lo que dicta el sistema. Y claro, todo aquello que no interesa porque puede parecer diferente, no le damos mínima oportunidad. Llevados por esta ola sistémica y supersticiosa, donde hay que aparentar ser el mejor y más cachas, la más ostentosa y moderna señorita, vestir a lo Marilyn Monroe, llevar el último modelo BMW, o el tattoo de moda, no tenemos tiempo para más que la vanidad.

Sí, tienes tiempo. 24 horas al día. Solo que das importancia a lo que no lo tiene y ello no es más que el reflejo de un desorden mental a causa de no tener las prioridades claras. Lo que tiene auténtico valor de lo que no lo tiene. Si decides seguir amarrado al sistema persiguiendo una zanahoria que jamás tendrás, vivirás en un estrés permanente por ser el número uno. Pero si te das cuenta de esta enfermedad social y decides salir del meollo comenzarás a tener el tiempo para aquello que te llene con paz y sosiego, que son en realidad los ingredientes verdaderos del legítimo éxito y felicidad. Como decía Sor María Teresa de Calcuta:

"Tomate Tiempo"‏.
Tomate tiempo para pensar, es la fuente del poder.
Tomate tiempo para rezar, es el mayor poder sobre la tierra.
Tomate tiempo para reír, es la música del alma.
Tomate tiempo para jugar, es el secreto de la perpetua juventud.
Tomate tiempo para amar y ser amado, es el privilegio que nos da Dios.
Tomate tiempo para dar, el tiempo es demasiado corto para ser egoísta.
Tomate tiempo para leer, es la fuente de la sabiduría.
Tomate tiempo para ser amable, es el camino a la felicidad.
Tomate tiempo para trabajar, es el precio del éxito.
Tomate tiempo para hacer caridad, es la llave del cielo.

Quizás deberíamos añadir que nos tomáramos tiempo para desprogramarnos del sistema, para desprendernos de lo aprendido y reaprender lo importante. Crear nuevos hábitos que nos faciliten la vida en todas sus dimensiones. Dar a la vida un presente por su fabuloso regalo. Aprovecharlo para dar valor a lo que realmente lo tiene. Y recordar que todo lo materialmente conseguido no es ni la sombra de aquello a lo que estamos destinados a conseguir. Quedaron grabadas sobre mármol aquellas palabras del más grande de todos los Maestros conocidos por la humanidad:

"No hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen y donde ladrones minan y hurtan; haced más bien tesoros en el cielo, donde ni polillas ni el orín corrompen, ni ladrones minan y hurtan" (Lucas, 11; 33).

¿Para qué tienes el tiempo? Para ser feliz. Es lo que todo mundo persigue. Y la única vía directa para que así sea es cambiando el enfoque, transformando tu paradigma. Ten en cuenta tu corazón, tu alma, y después lo demás. Da importancia a lo que genere tesoros en el alma, que la tienes, y deja de fustigarte con aquello de "No Tengo Tiempo". Sí, si lo tienes. Da prioridad a lo que lo tiene y jamás te morderán los caimanes. El tiempo es algo bendito y la mayoría de las personas lo descubren cuando no les queda. Entonces claman al cielo y dicen aquello de "hubiera podido ser". Son las palabras con más lamento que cualquier ser humano pueda pronunciar. Ocupa tu tiempo adecuadamente y enriquece la vida de los tuyos, de aquellos que te importan, de aquello que estas destinado a hacer.

El tiempo es tu oportunidad. No dejes para mañana ese saludo, ese libro, esa cena, ese abrazo, ese regalo, ese te quiero, ese viaje, ese baile, y sobre todo esa sonrisa.
GRACIAS.

 

Noticias Blog José Joaquín Llinares Nadal

La Ribera

TNR

José Joaquín Llinares Nadal

J. Joaquín Llinares Nadal

Lo último de José Joaquín Llinares Nadal

Copyright © 2012 TUS NOTICIAS DE LA RIBERA