Logo
Imprimir esta página

ABORTO

  • Sábado, 14 Marzo 2020 00:41
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

Que en el presente siglo XXI se debata sobre el aborto es una indicación de la cantidad de intereses que existen alrededor del aborto. Que se tenga que debatir, incluso científicamente sobre esta crueldad roza lo vergonzoso además de inasumible. Señalar tres perspectivas sobre el aborto y por orden de prioridad. El primer caso el visto desde la perspectiva biológica o científica. El segundo será la moral que engloba esta práctica y la tercera la legislativa.

Biológica y científicamente, ¿cuándo empieza la vida? Ante esta pregunta aparecen los desacuerdos por una sencilla razón. Intereses. Todo científico, si está en posesión de la verdad científica, o sea, del conocimiento que lo avala sabrá que un espermatozoide muerto no puede fecundar a un óvulo vivo, o un óvulo muerto no puede ser fecundado por un espermatozoide vivo. Sabrá que el óvulo vivo es fecundado por un espermatozoide vivo y cuando esto ocurre se forma el cigoto, la primera célula que indica que el ser humano comienza a formarse estructuralmente. Bien el debatir donde empieza la vida o si existe vida humana en las primeras semanas es como buscar argumentos para seguir asesinando a quien nunca se puede defender, por lo tanto es doble agravante si la ley respaldara esta evidencia con máxima claridad. En el espermatozoide se registran genéticamente sus 23 cromosomas (XY) donde con los 23 cromosomas (XX) que aporta el óvulo de la mujer conforman el principio de niño/a, (46 cromosomas), que se va a desarrollar en el vientre de la madre. La mitosis o división celular consiste en el reparto equitativo del material hereditario característico, en nuestro caso en el cuerpo humano que emprende este proceso. En ningún modo es cuestionable que en la primera fase o embriogénesis puede surgir una jirafa o un gato, puesto que la genética marca las diferencias entre todos los mamíferos. Ejercer el aborto en las primeras semanas como en la décima, es simplemente un asesinato macabro aunque nos duela en el alma. Estamos inmolando la vida de un ser humano.

A la pregunta primera de cuando empieza la vida, responderé que la vida no tiene principio ni fin. LA VIDA ES. La Vida es desde siempre y se

manifiesta en todo lo existente desde siempre, en todas partes por diminutas que sean. Pues aunque la ciencia diga que surgió en... llámese Bin Bang, u otras teorías por el estilo, que no digo sean una plataforma para constituir una base como principio de la existencia, bien. Pero no dejan de ser hipótesis que cambian, según el conocimiento que la sociedad científica volcada a esta vocación encuentra en el camino. Entonces, ¿Hay vida en un espermatozoide? SI. ¿Hay vida en un óvulo? SI. En suma, ¿hay vida en un cigoto? SI. Por lo tanto, si se acaba con la vida humana en proceso, o sea, recurrimos al aborto, ¿estamos cometiendo un delito? NO HAY DUDA.

Una visión moral sobre el aborto. Las mujeres quedan embarazadas por realizar el acto sexual, evidentemente, y en algunos casos deciden abortar por múltiples cuestiones que todas son dignas de escuchar. Cuando se habla de aborto o interrupción (o, conclusión más definidamente) del embarazo voluntariamente, estamos olvidando aspectos relevantes como la responsabilidad. ¿Qué se esconde detrás de aquellas mujeres jóvenes y no tan jóvenes que deciden disfrutar de una noche loca sin recurrir a ningún tipo de prevención priorizando el placer antes que lo que pueda surgir a posteriori? No es que no tengan derecho, tanto hombres como mujeres a disfrutar del placer sexual, todo lo contrario. Es que olvidan algo tan sumamente relevante como la responsabilidad que viene inmediatamente en un caso como es el embarazo no buscado. Después, el camino más fácil es acudir a médicos especializados en matar fetos, pagarles por asesinar al hijo de tal situación, sin remordimientos. 100.000 abortos se llegan a practicar en España anualmente. Esta es la cultura inmoral de un homicidio silencioso, donde el sentenciado no tiene ninguna posibilidad, a causa del dinero. Ser responsable es atenerse a las consecuencias y, estas decisiones están lejos de ser consecuentes, todo lo contrario, son demasiado frívolas para mujeres y hombres que deberían ser más mujeres y más hombres.

Quiero acentuar que siempre pueden existir casos de aborto como excepción, donde tendría que haber un especialísimo estudio por expertos que revalidaran tal decisión, sobre todo cuando la madre corre el riesgo de perder la vida, o violaciones a muy menores de edad donde el cuerpo

no puede soportar el proceso de embarazo, etc. Dicha comisión de doctorados tiene que estar muy preparada para interrumpir dicho proceso en estos casos excepcionales. Recordemos que las cifras nos declaran que solo un 5,7% de mujeres corren graves riesgos para sus vidas y salud. Que el 2,8% corre el riesgo de anomalías graves del feto, y que el 91, 3 % son a petición de la mujer.

Solo decir moralmente que la responsabilidad se aprende, como la práctica sexual. Y que ser responsable en un mundo donde existe gran diversidad de preservativos para los dos sexos, es aún más sencillo. Lo escabroso es buscar la vía fácil ante tanta posible prevención y formar parte de esa clase social que apoya el aborto para no ser responsable de sí mismos y de lo que pueda acontecer en un momento de "inspiración sensual". Responder correctamente antes de dicho "momentum" e incluso después es, moralmente, la mejor apuesta que se puede hacer para no tener un peso fatídico en la conciencia que nos aplaste ante la verdad el día que decidamos enfrentarnos a ella. No ser cómplice de asesinato es una opción que se ha de barajar ante la facilidad de un error garrafal como es matar al hijo que viene de camino.

La perspectiva legislativa o la solución a los problemas de esta índole en nombre de la libertad, o del libertinaje más lúgubre existente. Es probable que la legislación de la mayoría de los países que toleran el aborto pertenezcan a una "agenda negra" que considero asustaría a gran cantidad de personas y, de la cual no deseo comentar en este apartado cuando existe multitud de información al alcance de cualquier interesado.

La legalidad del aborto es una pantomima. El hombre político crea leyes por votos. Lo que hoy es ley mañana puede no serla de manos de otras ideologías políticas, que posiblemente sean polichinelas de otros intereses. Buscar argumentos y comprar cerebros especializados para defender este homicidio es cuasi obligatorio para gobiernos con bases quebradizas que puedan, como veletas, cambiar de opinión.

El aborto puede ser legal y puede tener leyes que avalen esta horrenda cuestión, pero no es moral, porque va en contra de la misma naturaleza del hombre y del mundo.

Una madre puede abortar, y según estas leyes tiene derecho a decidir sobre la vida de un inocente, de su legítimo hijo. Pero jamás olvidará que es participe de una mentira cuya base es su ignorancia. Y lo peor es ser la asesina de un hijo confiado por Dios sin posibilidad de defenderse. Las leyes no calman una mala conciencia que perseguirá el resto de la vida.

Cuando conoces el milagro de la gestación en esencia, cuando dejas la influencia externa al margen, cuando piensas al respecto con profundidad y sientes ese leve peso de tal responsabilidad, solo darás gracias a tan extraordinario asunto. Las madres sois elegidas para dar paso a la vida a través de la Vida.

Para ultimar aportaré el Juramento Hipocrático que todo médico especialista en estos asesinatos deberían recordar puesto que lo juraron para defender la praxis de la medicina y no sus bolsillos. Este texto que a continuación pegaré corresponde al "Juramento Hipocrático Clásico" que cualquiera lo puede encontrar en Wikipedia, en internet: 1- Juro por Apolo médico, por Asclepio, Higía y Panacea y pongo por testigos a todos los dioses y diosas, de que he de observar el siguiente juramento, que me obligo a cumplir en cuanto ofrezco, poniendo en tal empeño todas mis fuerzas y mi inteligencia.

2- Tributaré a mi maestro de Medicina el mismo respeto que a los autores de mis días, partiré con ellos mi fortuna y los socorreré si lo necesitaren; trataré a sus hijos como a mis hermanos y si quieren aprender la ciencia, se la enseñaré desinteresadamente y sin ningún género de recompensa.

3- Instruiré con preceptos, lecciones orales y demás modos de enseñanza a mis hijos, a los de mi maestro y a los discípulos que se me unan bajo el convenio y juramento que determine la ley médica, y a nadie más.

4- Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa según mis facultades y a mí entender, evitando todo mal y toda injusticia. No accederé a pretensiones que busquen la administración de venenos, pesarios abortivos ni sugeriré a nadie cosa semejante.

5- Pasaré mi vida y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza. No ejecutaré la talla, dejando tal operación a los que se dedican a practicarla.

6- En cualquier casa donde entre, no llevaré otro objetivo que el bien de los enfermos; me libraré de cometer voluntariamente faltas injuriosas o acciones corruptoras y evitaré sobre todo la seducción de mujeres u hombres, libres o esclavos.

7- Guardaré secreto sobre lo que oiga y vea en la sociedad por razón de mi ejercicio y que no sea indispensable divulgar, sea o no del dominio de mi profesión, considerando como un deber el ser discreto en tales casos.

8- Si observo con fidelidad este juramento, séame concedido gozar felizmente mi vida y mi profesión, honrado siempre entre los hombres; si lo quebranto y soy perjuro, caiga sobre mí la suerte contraria.

Sería interesante que se releyera desde el punto 4º puesto que se jura por la justicia y el bien a los enfermos, pero sobre todo por el respeto a la vida no ejerciendo de asesino de niños. Pero hay que ser simplemente HONRADOS para ser médico y muy RESPONSABLES DE SÍ MISMO para no optar por tal fechoría.

GRACIAS

J. J. Llinares Nadal

José Joaquín Llinares Nadal

J. Joaquín Llinares Nadal

Lo último de José Joaquín Llinares Nadal

Copyright © 2012 TUS NOTICIAS DE LA RIBERA