Logo
Imprimir esta página

DIVERGENTES

  • Jueves, 17 Diciembre 2020 11:52
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

Tomar en cuenta las personalidades no es una cuestión baladí, pues de éstas dependen las relaciones humanas y sus consecuencias. Pondré dos definiciones que son generalizadas tanto dentro del núcleo social como es la familia, como en quienes gobiernan el mundo.

Una de ellas es bastante popular, y creo que sobradamente conocida por ser hija de la frustración de un ego narcisista que pretende ser superior a cualquiera. Es posible, no lo niego, que sea una expresión mayoritariamente inconsciente, pero por seguro es tan funcional como otra cualquiera. Esta necesita de varios protagonistas, verdugo y víctima. Está muy de moda. Esta siempre en práctica por que consigue resultados. Si no fuera pragmática dejaría de ser utilizada como herramienta personal. Esta actitud personal y personalizada, porque cada cual la manifiesta a su manera sin dejar de ser "abusiva" y perjudicial para las relaciones es la actitud inquisidora. Su práctica es muy habitual como hemos señalado sobre todo en las esferas donde las jerarquías son presentes. O sea, en empresas, gobiernos y demás estructuras sociales que requieran de un ordenanza y un subordinado. También ocurre en ciertas familias que el padre o madre es quien lleva el cetro de poder y ordena y manda a su pareja e hijos. En las empresas está muy encajado este sistema. Las órdenes bajan de arriba para que los de abajo las cumplan. Los de abajo, se sienten en muchas ocasiones simples victimas por órdenes y ordenanzas que no tienen sentido, pero como no les incentivan por pensar, pues cuando expresan sus opiniones son irrelevantes e infravaloradas, se cansan y dedican a ser un elemento más del engranaje cuya finalidad es llegar a final de mes y poder suplir sus angustias económicas. O sea, ganarse el pan de cada día con la mirada puesta en el reloj.

Un inquisidor es un dictador que en nombre de no sé qué democracias, hace y deshace lo que le viene en gana. No les importa lo que opinen los demás, siendo parte del equipo, de la familia, del trabajo o adeptos ideólogos en políticas de turno. Les da igual. Sus opiniones están por encima de cualquiera. La falta de respeto hacia los demás integrantes es indecente, inadmisible e irrespetuosa, pero, les da igual. Muchos son víctimas silenciosas de estos señores verdugos de su pedantería y vanagloria que enemistan a cualquiera sembrando odios y resentimientos porque se creen dioses entre los hombres. Jamás crean equipos o grupos donde se puedan manifestar opiniones de los demás. Son engreídos a no poder más. Algunas de sus características son la arrogancia, amoralidad, antisociabilidad, aspereza, control, son críticos y chismosos.Divisor, despreciador, defensivo, ama la razón más que la verdad, censador, colérico en muchos casos, es dañino en las relaciones, desvaloradizador, desinterés por los demás como personas, sean hijos, trabajadores, ciudadanos o miembros de un partido político. En muchos casos burlón y desvergonzado, egoísta y egotista, escéptico porque siempre tiene la razón frente a lo que desconoce. Falso e hipócrita. Es inflamable cuando se le escapa la razón sin razones de peso. Intimidador e insolente. Grosero, frio y distante. Un farsante de mucho cuidado. Exigente. Mandamás y controlador. Mediocre en todo. Mezquino y mentiroso, nada fiable. Miserable y negativo. Neurótico. No es digno de confianza. No sabe apreciar lo bueno que tiene a su alrededor. Tacaño y huraño. Rencoroso y vociferante ante cualquier oposición. Vanidoso y vulgar. Sabelotodo y superficial. Reactivo ante cualquier ofensiva. Sátrapa y villano. Ratero e inhumano. Ofensivo. En definitiva, un ser vacío de contenido y pomposo en su fachada falsa, pues cuando se le conoce nadie opta por tener una relación real con él. La ausencia de detalles en sus relaciones es insondable. Son difíciles de amar, pues, amargan las relaciones por sus miserables perfiles. Lamentablemente este tipo de personas son agujeros negros en cualquier estrato social, son difusores del miedo con amenazas sutiles, y no tan sutiles cuando encuentran resistencia ante su objetivo que no es otro que dominar para aplacar sus terrores internos que le impiden ser normal. Este divergente es un enfermo social.

En otro lado tenemos al líder que a diferencia de éste llámese amo y señor, que no solo jefe, puesto que hay jefes y también señores que son ante todo personas empáticas y comprensivas ante la naturaleza tan diferentemente humana, cuenta con unos caracteres más resueltos y acordes a lo que tanto en el hogar, en el trabajo, en los demás organismos y estamentos sociales como políticos y mundiales requieren. Un líder pregunta, sugiere, orienta, tiene presente la opinión de sus acompañantes, sean cómplices de trabajo o pareja, ciudadanos que les une un programa político selectivo, nacional o mundial. Un líder cuenta con los demás. Los demás son importantes porque aportan otras visiones que pueden dar luz entre las sombras que el camino hacia los objetivos contiene. Un líder pregunta por el enfermo. Un líder sabe de la vida de sus colegas, puesto que lo exterior a su empresa influye en sus estados de ánimo y esto no excluye mejorar resultados. Un líder tiene detalles con sus integrantes de equipo, porque sabe que una buena disposición altera positivamente el resultado final. Un líder es igual a cualquier parte del equipo, pues sabe que las partes forman el todo y es el todo quien gana o no. Un líder se pone siempre en los zapatos de los demás. Jamás ordena porque no se siente superior, sugiere, pregunta para demostrar que somos todos igual de importantes. Un líder escucha, no solo oye, puesto que oír lo sabe hacer todo el mundo, pero escuchar es la única manera de conocer cómo se sienten los demás y en que disposición emocional están. Un líder anima para convertir a sus cófrades en diamantes. Les conduce hacia la excelencia. Les respeta como humanos. Un líder es humilde y tiene fondo, mejor aún, tiene un fondo con forma. O sea, valores claros y bien dispuestos. Es afable y bondadoso. Nada ofensivo en sus maneras. Valora con quienes trabaja y con quienes esta. Se interesa por los demás y sus familias, porque sabe que para los demás sus familias son lo más importante. Un líder da confianza, delega, enseña responsabilidades. Un líder cree en el potencial de los demás porque se auto-conoce y sabe quién es. Dice la verdad y jamás manipula. Un líder tiene su carisma yatrae a los demás. Es sensible, por eso entiende. Cautiva y se entrega, aprecia y ama. Es positivo, siempre ve con optimismo cualquier desafío. Un líder da de sí mismo. Da lo que es sin opacidad. Da lo que sabe sin restricciones. Da lo que hace sin demoras. Da lo que tiene cuando el otro realmente lo necesita. Un líder es la esperanza para el hijo, para el padre o la madre, para el trabajador y el directivo, para los ciudadanos de bien y para el mundo. Es la esperanza porque de los primeros (verdugos, coléricos que rozan la psicopatía) sobran.

El primero y el segundo son tan diferentes como el aceite y el agua, no pueden mezclarse, por lo tanto este primero tuvo su oportunidad y como hombre viejo se ha de retirar en este nuevo paradigma social. Es el momento del hombre nuevo o líder en este nuevo repertorio mundial. El ejemplo despertará pasiones en la humanidad apaleada por los verdugos. Ya no son tiempos de victimismos sino de corresponsabilidades. Basta de órdenes y palabras fluorescentes e hipnóticas que no son más que hipocresías de tres al cuarto que no llevan más que al desastre humano.

El líder ha de ser un espejo para el hombre. Un hombre de fe, con intención de dar lo mejor de sí mismo al mundo. Ese es el propósito del liderazgo en el trato con los demás.

Se buscan personas con corazón que sepan comprender la naturaleza humana y la respeten como algo sagrado. Ya no se necesitan personas que arrecien a los demás como si de ganados se tratara. El mundo humano es humano. Y solo lo que humaniza funciona, lo demás es conflicto y desesperación.

El mundo está preparado para los líderes. Las empresas requieren de liderazgo como también los hogares. Por la salud de las personas, y del mundo.

JJ. Llinares Nadal.

 

Blog de José Joaquín Llinares Nadal

 

Noticias 

La Ribera

TNR

José Joaquín Llinares Nadal

J. Joaquín Llinares Nadal

Lo último de José Joaquín Llinares Nadal

Copyright © 2012 TUS NOTICIAS DE LA RIBERA