Logo
Imprimir esta página

UN MUNDO SECUESTRADO

  • Lunes, 09 Agosto 2021 10:56
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

Este mundo nuestro tiene dueños. Sí, es propiedad de unos señores que prácticamente nadie conoce porque los medios de comunicación masiva son de ellos y se dedican a emitir programas y noticias que los señores ignorados desean para su pueblo. Un pueblo que algunos lo han bautizado como dormido ante las causas injustas. Un pueblo sin capacidad de reacción ante una guerra que nada tiene que ver con lo conocido, una guerra contra los derechos humanos y la verdad, una guerra biotecnológica, silenciosa y muda, que aprovecha los medios de información para adormilar a un pueblo que solo piensa en llegar a final de mes haciendo parada en el bar de la esquina para tomar una cerveza fría con sus amiguetes de turno frente a la pantalla del futbol. Un pueblo sin norte, un pueblo dividido social y políticamente, infeliz y acongojado por el horror de turno, un pueblo con miedo hasta su médula. Un pueblo desinformado, donde su ignorancia es la tarima de los dueños del mundo para lanzar sus órdagos, con la seguridad de ganar sus jugadas, y no por maestras, sino con y por engañifas. Un mundo hecho a su medida para varapalearlo a gusto cuando sientan subir su cortisona. Por eso es lo que lo llaman pueblo dormido, porque ante un cuerpo muerto se puede hacer lo que se quiera. Un pueblo que no sabe de sus derechos, de justicia, de verdades, es un pueblo sin párvulo, sin presente ni futuro. Su historia será la de un pueblo muerto, a pesar de respirar, un pueblo zombificado que busca su mana en televisión para poder seguir siendo lo que es, un pueblo nulo.

La ciencia está parcialmente secuestrada. La sanidad está parcialmente secuestrada, la política está parcialmente secuestrada, los cuerpos de los estados militarizados y los que no, están parcialmente secuestrados. La población está casi en su totalidad secuestrada. Los medios de comunicación masiva están secuestrados. Secuestrados por estos señores que han decidido ser los dioses de este mundo sin voto ninguno, solo por el poder otorgado que les da el dinero sucio. Ellos han embrujado a la sociedad mundial, sencillamente, comprando todas y cada una de las acciones de cualquier medio que conecte con la sociedad: TV, radio, prensas e internet, con la excepción de los medios independientes y disidentes por tener opiniones diferentes.

El mundo está en manos de piratas, tiranos, villanos y embusteros. Son delincuentes de guantes blancos con apariencia filantrópica de cara la galería mundial. Van de buenos recortando derechos fundamentados en las libertades conquistadas con sangre, sudor y lágrimas por los hombres de bien. Hombres y mujeres que dieron en grandes batallas y guerras sus vidas por un futuro mejor, por unos hijos en libertad. La conquista del bienestar que juraron defender políticos escogidos democráticamente, está siendo carcomida por esta sarta de energúmenos que visten de negro y se alzan como amos del planeta, dictando sus leyes y sobornando a los políticos sin escrúpulos que han alcanzado sus tronos entre juegos sucios donde los adversarios son "suicidados" por molestos.

Expertos de alto nivel están siendo silenciados ante la paranoia covidiana de estos años. La verdad se amordaza por el sistema establecido. Solo una versión es válida, aun con pruebas que la nieguen. No importa la veracidad en evidencias, estudios, documentos, sean científicos, médicos, jurídicos o constitucionales. Solo interesa el objetivo elitista que se esconde detrás de este caballo de Troya planificado cuidadosa e inteligentemente de manos de estos sátrapas desalmados que pretenden reducir la humanidad potenciando su armamento: abortos, hambrunas, eutanasias, vacunas experimentales, etc., haciendo creer a un mundo muerto que les van a salvar de la misma humanidad que es potencialmente peligrosa en un mundo que se va a la deriva.

Las pandemias están por otro lado. 30000 niños mueren al día por hambre. De 10 a 12 millones de niños al año. Niños asesinados en abortos 73 millones anuales. Pedofilias, de 20 a 50 millones de hombres y mujeres se acuestan con niños forzados por estos delincuentes. Sida, 40 millones de muertes anuales, con un grado de infectados de 79 millones. Suicidios, eutanasias, etc., existen tantas epidemias sobre la mesa, como uno pueda imaginar. Pero ninguna de ellas es de interés, ninguna de ellas da posibilidad a lo que estos señores oscuros quieren conseguir en la humanidad: su control absoluto mediante la inoculación de nanotecnologías y otros metales de origen novedoso a través de una vacunación masiva.

El miedo acobarda a los durmientes, aún les queda algo de fibra emotivapero ninguna neurona que pueda racionalizar lo que se gesta en las sombras, y ya es una realidad. Cuando la mentira se repite millones de veces, quien la cuestiona es un desconsiderado, un divergente, pues dudar no tiene cabida en el mundo de los dioses de barro. O es su versión, o te extirpan del sistema. Dictaduras en tiempos democráticos. Dictaduras de quienes con dinero y poder irrumpen una vez más en la cotidianidad de un mundo aturdido. Que poco sabemos de esta gentuza de alta alcurnia. Somos tan inocentes. Creemos que todo el que está por arriba en cualquier estamento político o social está por el bien del ciudadano, pero, ¿y si no fuera así?. La humanidad tiene ante su mirada una cepa vestida de gala que se auto-denominan defensores del mundo, y simplemente son mafias que devoran con sus mentiras la convivencia social. Pero un pueblo dormido, les cree. Son el nuevo mesías ante la dificultad de seguridad individual y social, que ellos mismos generan detrás del telón. Ellos salvaran al mundo, asesinándolo suavemente, sin que nadie lo perciba, al menos así lo creen. Ellos crean el problema y venden al mundo la solución.

Expertos en demoliciones analizaron meticulosamente las derrotadas torres gemelas americanas donde murieron 3000 personas, el 9-11-2001, Nueva York, por terroristas musulmanes declarando así que estaba todo predispuesto para que estos gigantes colosos de hormigón cayeran de manera controlada, muy profesional. Pero, pocos sospechan que fuera una "falsa bandera" para invadir países árabes por intereses determinantes. El expresidente de EEUU, George Bush, clamo venganza. ¿Quién ha dudado del relato oficial? El mundo exaltado por la emoción le aplaudió. Las emociones nos ciegan.

La invasión de Irak con la excusa de la fabricación de bombas atómicas de parte de EEUU, Gran Bretaña y España, sin encontrar rastro de las mismas. ¿Es otra falsa bandera? ¿Quién lo cuestiona? En esta línea y con la actitud de un investigador, rasgando un poco la plástica y aparente versión oficial que nos venden los telediarios de turno, te sorprenderías encontrarte con una infinidad de irregularidades en muchos cuestiones y que será imposible volver a creer con inocencia las versiones oficiales. No son tan puritanos ni transparentes quienes están por encima. Están sucios la mayoría. Esta la corrupción más en boga que nunca.

Y ahora con el Sars cov-2. La pandemia que especialistas médicos, premios nobel de medicina, virólogos, biólogos, universidades de prestigio, laboratorios independientes, etc. Demuestran con datos, evidencias, documentos, que no ha sido secuenciado para formatear una vacuna eficaz. A las pruebas se remiten al ver que el miedo social maquinado por los medios de estos dioses de cartón, señores que nadie escogió para gobernar un mundo que dicen es de ellos, no les dan pie a demostrar que no es como cuentan. Pero la población desinformada clama a sus dioses una solución por miedo a morir. Terrible. La muerte es segura cuando estos villanos cuyo deseo es reducir la población mundial, se ofrecen como salvadores de la humanidad. ¿Alguien se ha cuestionado si es otra bandera falsa?. La banca siempre gana.

José Joaquín Llinares Nadal.

 

Noticias

La Ribera

TNR

José Joaquín Llinares Nadal

J. Joaquín Llinares Nadal

Lo último de José Joaquín Llinares Nadal

Copyright © 2012 TUS NOTICIAS DE LA RIBERA