Tus Noticias de La Ribera

CORRUPTOS Y DEFRAUDADORES

Tercera lamentación por ser la tercera preocupación de los ciudadanos. "Nos volviste en oprobio y abominación en medio de los pueblos". (Jeremías)
Lamento que en medio de la pobreza y del sufrimiento de los trabajadores, de los pensionistas, de los desahuciados, de los engañados por las preferentes, de los parados, de los excluidos de la sanidad y de la dependencia, ante los despojados de sus derechos, ante los engañados por las promesas, ante los que vienen y no pueden trabajar, ante los se van para poder trabajar, ante los que se refugian en casa de sus padres para poder ser padres, ante los que ya no confían en la fuerza del Estado porque no les ayuda, surge, desde los bajos fondos, desde las entrañas del egoísmo más recalcitrante, un tarquín que todo lo ensucia, lo corroe, lo apesta y hace inservibles hasta los instrumentos más valiosos y más útiles, necesarios e imprescindibles para la democracia como son las instituciones representativas y los partidos políticos. Es la corrupción, es el fraude que nace de la cópula insaciable, del apareamiento vicioso entre el poder político y el económico por engendrar más y más dominio sobre personas, naciones e ideas.
Lamento la corrupción de las organizaciones, sobre todo de las públicas, que utilizan sus funciones y sus medios, que deben ser para el bien de todos, en provecho de los que los dirigen o gestionan. Lamento el fraude por ser una acción contraria a la verdad y a la rectitud de conducta porque perjudica a las personas contra las que se utiliza, saltándose las leyes contra el Estado, formado por todos, y porque lo cometen los encargados de vigilar el cumplimiento de los contratos públicos y privados, confabulándose si es preciso, por muy contrarios que sean, hasta con ladrones y mafiosos.
Lamento que cuando disfrutábamos de las "bacas gordas", perdonábamos los actos de corrupción e incluso los votábamos y en ocasiones, a pequeña o mediana escala, los practicábamos cuando, por ejemplo, nos convenía pagar en negro, no pedir facturas o rogar que se utilizara el "dedo" si era en favor nuestro. Con estas malas prácticas no aportábamos nada a la caja común. ¿Para qué llenarla si ellos la vaciaban? Hemos consentido la corrupción y el fraude cuando era en provecho de los nuestros y ahora, a gran escala, como sin dinero no se hace nada, están apareciendo los contratos amañados para favorecer a los amigos, los cuales financian las campañas, las exhibiciones, los monumentos, los regalos, los sobres y así se refuerza el poder con la suma de autoridad y dinero.
Aquí los únicos que han vivido por encima de sus posibilidades han sido los corruptos para lo cual han defraudado a la caja pública y nos han defraudado a todos. Lamento que esta sea una explicación de por qué, desde el principio de la crisis, los verdaderos causantes de la misma decían insistentemente:"Hemos vivido, todos, por encima de nuestras posibilidades". Querían que todos fuéramos responsables de la estafa mundial para que sus corrupciones y sus fraudes fueran financiados con nuestros recortes, para lo cual, era preciso hacernos sentir culpables y con mala conciencia por pedir un préstamo, por querer hacer más rentables nuestros ahorros o por vender nuestro piso a un emigrante para cambiar de barrio o a una casa más grande. Era bueno que aumentaran las clases medias y el consumo pero no era necesario ensuciarnos con el tarquín de la corrupción y menos perdonársela a unos políticos que no tienen escrúpulos en apropiarse del dinero de los pobres, de los discapacitados, de los del Tercer Mundo, de los obreros, de los dependientes, de los enfermos crónicos y de los jubilados.
Lamento que la ética no sea un valor en alza e incluso haya desaparecido de la vida pública. Y aunque muchos servidores de lo público la practican y también empresarios, comerciantes, trabajadores, estudiantes y personas normales la tienen como norma de conducta personal y social, hay un grupo de dirigentes públicos y privados de prestigio que, por la influencia social de su mal ejemplo, hacen que se extienda la cultura de "si estás ahí y no robas eres un imbécil", "todos son iguales", "para que se aprovechen los otros, mejor los míos", "como lo público es de todos, no lo respeto y los destruyo".
Lamento que instituciones y organizaciones políticas, que deberían ser la estructura y el motor de la democracia, estén dando el espectáculo actual con el cual provocan e incentivan un alto índice de abstención y el aumento del voto en blanco en las próximas elecciones y esa no es la solución. Es necesaria y urgente la reforma de la ley electoral, introducir las listas abiertas y las primerias, más control de las donaciones a los partidos, sueldos públicos suficientes pero sin pasarse para que no sólo los ricos puedan hacer política, transparencia total de todo lo pagado con el dinero de todos, control parlamentario y publicación absoluta de todo lo que cobran los servidores públicos pues son voluntarios, nadie les obliga a no ser que se apunten para ganar dinero, en tal caso, aplicación a raja tabla del código ético y de la ley, con la pena, no de cárcel para no tener que alimentarlos gratis, de devolver lo sustraído o lo mal ganado individual o como partido, incluso con el embargo de sus bienes personales, familiares o de su organización. Lamento que ahora la persecución comience por los pequeños y por las fallas. Lamento.

 

Xavier Cantera.

CONTACTA

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Copyright © 2012 TUS NOTICIAS DE LA RIBERA