Tus Noticias de La Ribera

LA REFORMA DE LA LEY HIPOTECARIA (II)

Si en mi anterior entrada en este blog traté de la medida estrella de la reforma de la ley hipotecaria, la suspensión de los lanzamientos, hay otras, que si bien no han tenido el mismo tratamiento mediático, deben ser remarcadas.

1. Ejecución por impagos. Se eleva el mínimo de cuotas impagadas con las que la entidad puede solicitar la ejecución de una hipoteca desde uno, como ocurre actualmente, a tres impagos. Se trata de un mínimo desde el que la entidad de crédito decidirá si ejecuta o no.

2. Intereses de demora. Se trata de imponer límites a los intereses de demora. La reforma limita el interés de demora a un máximo de tres veces el precio del dinero, lo que hoy en día situaría el tope en un 12%. Además, estos intereses no podrán capitalizarse junto al principal de la deuda, y si el proceso concluye con la ejecución de la hipoteca, los intereses del demora serán la última obligación del deudor, que hará primero frente a los intereses remuneratorios y al capital, por este orden.

3. Costas limitadas. La reforma limita las costas del proceso que afronta el ejecutado, estableciendo un máximo, ahora inexistente, en el 5% sobre el total de los costes del proceso.

4. Suspensión del desahucio. Como consecuencia de la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia sobre abusividad de ciertas clausulas hipotecarias, se da capacidad al juez para suspender cautelarmente un desahucio si el afectado denuncia cláusulas abusivas. Si la ejecución está motivada por una de estas condiciones abusivas, la Justicia podrá paralizar el proceso definitivamente mientras que si la cláusula es abusiva pero no desencadenó el desahucio, este continuará sin la aplicación de dicha parte del contrato. La norma también dota de poderes similares al notario, que podrá suspender de la misma forma un embargo en los procedimientos extrajudiciales.

5. Información al consumidor. Se establece la obligación de que el firmante de una hipoteca sea debidamente informado de todos los pormenores del contrato. Así, las cláusulas que puedan elevar el riesgo para el hipotecado –como las de suelo o las que ligan los intereses a divisas extranjeras– deberán contar con su firma y un texto manuscrito manifestando su comprensión, que deberá hacerse constar antes de la firma en la propia escritura notarial

En principio, nada que alegar a estas medidas, salvo dos puntos: en primer lugar, ¿qué elementos deben concurrir para que el juez o notario califiquen una cláusula de abusiva? Y en segundo lugar, si el notario da fe que la escritura ha sido leida a las partes, y éstas consienten su contenido, ¿por qué añadir un texto manuscrito del hipotecado antes de su firma?

CONTACTA

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Copyright © 2012 TUS NOTICIAS DE LA RIBERA